NULIDAD DE SANCION DE TRAFICO POR EXCESO DE VELOCIDAD

Escrito por interlex el .

imagesUna nueva sentencia judicial anula una multa por exceso de velocidad y condena en costas a la Dirección General de Tráfico (DGT) por no aplicar correctamente el margen de error del radar.

 

Una reciente sentencia dictada por el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 22 de Madrid, de fecha 21 de septiembre de 2016, estimó la reclamación promovida por el denunciado. El juez anuló la sanción de 300 euros y la detracción de 2 puntos impuesta por Tráfico a un automovilista que circulaba supuestamente a 153 km/h donde el límite era de 120 km/h. La razón de esta anulación es que no se aplicaron correctamente los márgenes de error legalmente establecidos.

 

 

Lo novedoso de la sentencia es que, por primera vez, un órgano judicial reconoce que Tráfico ha estado aplicando una norma técnica obsoleta, y dice textualmente “la llamada `Norma UNE 26444´ no es una verdadera `norma jurídica´, sino que es una recomendación técnica elaborada en 1992 por AENOR en la que se definían las especificaciones de fabricación, condiciones de funcionamiento, así como los errores máximos tolerados de los instrumentos destinados a medir la velocidad de circulación de los vehículos a motor, denominados `cinemómetros´. Sin embargo dicha recomendación técnica sobre los radares a la que aluden dichas resoluciones administrativas (Norma UNE 26444) se pudo utilizar en España hasta el 7 de diciembre de 2006, fecha en la que expresamente fue derogada la normativa que autorizaba su uso”. En el momento de los hechos debería haberse aplicado las directrices de la orden ITC/3123/2010, donde los márgenes de error son más beneficiosos para los conductores a la hora de calcular la sanción sobre un exceso de velocidad (+ - 5 km/h para mediciones de velocidad iguales o inferiores a 100 km/h realizadas por instalaciones fijas (o del + - 5 por ciento en caso de velocidades superiores) y de + - 7 km/h para mediciones de velocidad iguales o inferiores a 100 km/h realizadas por instalaciones móviles(o del + - 7 por ciento en caso de velocidades superiores a 100 km/h)”. La consecuencia de la aplicación de unos criterios técnicos de medición no vigentes ha conllevado la anulación de la resolución sancionadora, con imposición de costas a la Administración demandada limitada a la suma de 200 €

Por otra parte, existen multitud de sentencias dictadas por los Tribunales que reconocen que Tráfico en las denuncias por exceso de velocidad no está aplicando el margen de error relativo a los cinemómetros. Prácticamente en todas las denuncias de este tipo de infracciones podemos observar como textualmente en las mismas se dice que “para la graduación de la sanción se ha tenido en cuenta los márgenes de error admitido reglamentariamente”. Trafico mantiene que el margen de error lo calcula directamente el aparato al emitir el resultado, y que por tanto la velocidad que aparece en la parte superior de la fotografía es la velocidad rectificada con el descuento reglamentario; en cambio los Tribunales de Justicia entienden lo contrario, es decir, a la velocidad que figura en la fotografía hay que descontar el margen de error legalmente establecido, ya que el instrumento solo consigna una velocidad, a la que no le aplica ningún margen de error y no consta dato alguno que certifique que el aparato calcula de forma automática el margen de error admisible sobre la velocidad que determina. Con ello, entienden que cabe la duda de si el resultado dado por el aparato lo es con el margen de error aplicado o no aplicado. Esta duda, en función de los parámetros penales aplicables al derecho sancionador implica que no se puede presumir que el aparato efectúa automáticamente el cálculo de margen de error, por cuanto ésta sería una presunción que obraría en contra del infractor.

A efectos meramente ilustrativos, porque hay multitud de ellas, podemos mencionar la sentencia del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 11 de Madrid, de fecha 29 de enero de 2014, que establece textualmente lo siguiente:

“La actora afirma que sobre la velocidad que le fue detectada de 153 Km/hora debe aplicarse el margen de error en menos de un 5%. La demandada defiende que tal margen de error no se aplica a posteriori, pues el propio aparato cinemómetro ya computa ese margen de error al emitir el resultado La cuestión en este caso no carece de importancia, toda vez que en el caso de que se aplique una reducción ya sea del 5 o del 7 por ciento a la velocidad que arroja como resultado el cinemómetro, la velocidad del vehículo a tener en cuenta a efectos de tipificar la infracción sería inferior a 150 Km/h y conforme al cuadro de sanciones y puntos del Anexo IV del R.D. Legislativo 339/1990, de 2 de marzo, por el que se aprueba el texto articulado de la Ley sobre Tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial, y teniendo en cuenta el límite de velocidad existente en el tramo de 120 Km/hora, comporta una sanción grave con multa de 100 Euros y sin pérdida de puntos, frente a la sanción de 300 Euros impuesta y pérdida de 2 puntos.

 

En materia penal, cuyos principios son aplicables mutatis mutandi al derecho sancionador, la doctrina de los Tribunales entiende que el porcentaje de margen de error se aplica a la velocidad detectada por el cinemómetro, sin que se entienda que en el resultado final se incluye el margen de error contemplado en la norma -lo que en definitiva implicaría que el cinemómetro emitiera un doble resultado: el primero con la medición y el segundo con la medición corregida con el margen de error, lo que de la Orden ITC antes citada no se deduce al exponerse el funcionamiento del aparato en cuestión. Por otro lado, el margen de error puede ser en más o en menos, sin que el cinemómetro conste que se halle programado para discernir en qué casos ha de aplicar uno u otro criterio-. Así lo aplica, v.gr., la reciente Sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona de 18 de enero de 2013 , entre otras.

 

De lo anterior se colige que asiste la razón a la parte recurrente en este punto, sin que por la demandada se haya presentado prueba de contenido técnico alguna que confirme lo contrario, por lo que la infracción impuesta deberá ser tipificada como grave, sancionada con multa de 100 Euros y sin pérdida de puntos, anulándose la resolución recurrida y la sanción impuesta”.