IMPUESTO MUNICIPAL DE PLUSVALIA

Escrito por interlex el .

¿CABE EXIGIR PLUSVALÍA MUNICIPAL CUANDO HA DISMINUIDO EL VALOR REAL DE LOS BIENES TRANSMITIDOS?

casaEn pleno ‘boom’ inmobiliario, multitud de empresas y particulares compraron inmuebles a precios elevados y se han visto obligados a venderlos por debajo del precio de venta, incluso con pérdidas cuantiosas. Ello no ha evitado que el ayuntamiento del municipio correspondiente exija al vendedor la plusvalía municipal en una venta con pérdidas. En los últimos años se ha dado la paradoja de tener que pagar una abultada plusvalía pese a haber perdido dinero con la venta de su inmueble

El impuesto sobre el incremento de los terrenos de naturaleza urbana, también conocido popularmente como plusvalía municipal grava el “incremento del valor que experimenten los terrenos”. Sin embargo, para su cálculo (artículo 107 del Texto Refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales) se toma como base el valor catastral de los terrenos de naturaleza urbana. De ahí que el contribuyente que vendía el inmueble con pérdidas se encontraba con que el ayuntamiento le exigía el pago del tributo, basándose en el incremento del valor catastral.

 

Existe cada vez más jurisprudencia que señala que no tiene sentido exigir el tributo si no se han generado beneficios. En un contexto de crisis como el que hemos vivido/estamos viviendo, es cada vez más frecuente que, en la transmisión de inmuebles, el valor de los terrenos, lejos de incrementarse, disminuya.

Existe reiterada jurisprudencia que advierte que “cuando se acredite y pruebe que en el caso concreto no ha existido, en términos económicos y reales, incremento alguno, no tendrá lugar el presupuesto de hecho fijado por la ley para configurar el tributo (art. 104.1 LHL), y éste no podrá exigirse”. En este sentido, se pronuncia la Sentencia de 18 de julio de 2013 de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (Sentencia nº805/2013); y más reciente el. Tribunal Superior de Justicia de Madrid, en su sentencia de 26 de enero de 2016, que anuló las dos liquidaciones referidas a la transmisión de las dos fincas que formaban parte del centro comercial, por considerar que era un hecho reconocido por el Ayuntamiento que las citadas transmisiones pusieron de manifiesto un decremento del valor de los inmuebles en términos reales y de mercado, y que por tanto no se ha producido el hecho imponible del impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana.

Si, a través de los oportunos medios probatorios (informe técnico pericial, principalmente) se consigue demostrar esa “minusvalía”, se destruiría la presunción “iuris tantum”, y quedaría evidenciada la inexistencia de hecho imponible por lo que no procedería tributar en concepto de “plusvalía municipal”

En conclusión, sí se puede acreditar que la venta se ha producido con pérdida, no se produciría el hecho imponible, y por tanto no habría que pagar cantidad alguna por el concepto de plusvalía.