SEÑALES DE TRAFICO: IDIOMAS

Escrito por interlex el .

LAS SEÑALES ESCRITAS SOLAMENTE EN GALLEGO/CATALAN SON ILEGALES

 

SEÑAL2Recientemente el Juzgado Contencioso Administrativo número 3 de Pontevedra, ha dictado una sentencia que retira una multa a un conductor que recurrió la sanción que le impusieron por aparcar en una zona de carga y descarga, una infracción que provocó también que la grúa municipal retirase su vehículo. El demandante alegó que la señalización era 'incorrecta' al estar sólo en gallego 'y no en las dos lenguas cooficiales', lo que le impedía conocer con exactitud esa restricción.

En sus alegaciones contra la sanción impuesta, el demandante, letrado de profesión, alegaba que existía una «incorrecta señalización». Argumentó que si bien existía una señal vertical, esta únicamente tenía la leyenda en la que fijaba los horarios de aparcamiento restringido en gallego y «no en ambas lenguas cooficiales».

Explicó que, al estar escrito únicamente en gallego, le impidió «tener un conocimiento exacto de las condiciones en que estaba restringido el estacionamiento en la zona indicada por la señal». Asimismo, recordó que la legislación de tráfico establece que «las indicaciones escritas que se incluyan o acompañen a los paneles de señalización de las vías públicas e inscripciones figurarán en idioma castellano y, además, en la lengua oficial de la comunidad autónoma».

La sentencia manifiesta la Administración municipal es la responsable de «asegurar, con una correcta señalización la perfecta comprensión por los usuarios de la vía». En definitiva, que es responsabilidad del Concello de Pontevedra el que todos los conductores conozcan las obligaciones y prohibiciones específicas que rigen para el tramo por el que circulan o en la zona en la que desean estacionar.

De este modo, entiende que el hecho de que las restricciones no estuvieran recogidas también en castellano impidió que el demandante tuviese un conocimiento exacto de las horas en las que el aparcamiento estaba restringido, lo que finalmente derivó en una sanción.

Hemos de recordar que los artículos artículos 56 de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, y 138 del Reglamento General de Circulación, ambos relativos al idioma de las señales, obligan a que «las indicaciones escritas de las señales de tráfico se expresen al menos en el idioma oficial del Estado» -

Artículo 56 establece que “las indicaciones escritas de las señales se expresarán al menos en el idioma español oficial del Estado”

Artículo 138 indica que “Las indicaciones escritas que se incluyan o acompañen a los paneles de señalización de las vías públicas, e inscripciones, figurarán en idioma castellano y, además, en la lengua oficial de la comunidad autónoma reconocida en el respectivo estatuto de autonomía, cuando la señal esté ubicada en el ámbito territorial de dicha comunidad

 

En el mismo sentido se pronunció el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 1 de Lérida, que en un Auto de fecha 15 de abril de 2011estableció:

            sorprende asimismo que cuando el administrado se dirige a la Administración regional utilizando el idioma castellano, ésta le espete respondiendo en catalán; y sin embargo, cuando se dirige a administrados situados fuera de Cataluña se cuida muy bien de utilizar el castellano. Esto resulta preocupante por cuanto a los catalanes residentes fuera de Cataluña son tratados lingüísticamente con mayor respeto (ya que al menos pueden elegir la lengua en la que serán tratados) que a los residentes dentro del territorio del principado.

Pero dejando de lado lo anterior, el expediente original viene derivado por circular con un vehículo a 121 Km/h cuando la velocidad está limitada pòr una señal a 100 Km/h. Pues bien, la existencia de dicha señal no se ve por ninguna parte. Y a prevención, y sin perjuicio de lo que se compruebe en el expediente, debe también señalarse que existe por parte de la Generalidad de Cataluña otro preocupante incumplimiento sistemático, cuando no desobediencia abierta y deliberada, de lo establecido en el artículo 56 de la Ley de Seguridad Vial, que impone que "las indicaciones escritas de las señales se expresarán al menos en el idioma español oficial del Estado". Como es sabido, la Ley de Seguridad Vial, tal y como señala su art. 2º, es aplicable a todo el territorio nacional (es decir, a toda España) y por tanto también a Cataluña como parte integrante de la Nación española que es. En el caso en que la señalización que ha dado lugar a esta sanción o contenga informaciones complementarias redactadas omitiendo el idioma castellano, habrá que considerar dicha señalización fuera de la legalidad, así como cualquier acto que la Administración regional catalana pretenda derivar de una señalización ilegal. No sólo en éste, sino en cualquier otro supuesto en que se aprecie de oficio este problema de posible y grave incumplimiento de la legislación básica del Estado en ejercicio de una competencia, además, exclusiva del Estado; además de la posible y expresa declaración de falta de lealtad institucional por parte de la Administración regional catalana”.