¿PIERDES LA GARANTIA SI NO LLEVAS EL VEHICULO AL TALLER OFICIAL?

Escrito por interlex el .

TALLERNo, el usuario puede elegir si desea reparar su vehículo en un taller oficial de la marca o en uno independiente

A partir del Reglamento de la UE 461/2010 el usuario puede elegir libremente el taller donde quiere pasar la revisión o realizar una reparación, independientemente de si el vehículo está en garantía o no. Tanto si el coche está en garantía de compra como en garantía ampliada, no perderá la misma si decide acudir a un taller independiente.

El taller no oficial revisará o reparará el vehículo con las mismas condiciones que en un centro de postventa oficial, es decir, utilizará los métodos de diagnosis adecuados y accesorios y recambios de la marca. Desde el 1 de junio de 2010, los fabricantes de coches tienen la obligación de suministrar a los talleres independientes todos sus recambios originales para cualquier reparación o tarea de mantenimiento. Asimismo el fabricante facilitará a los talleres independientes el utillaje, equipos de diagnóstico (principalmente de control de averías electrónicas) e información técnica necesaria para las revisiones y reparaciones de los vehículos, al igual que hacen con los talleres oficiales.

 

 En base a ello, se pueden realizar por parte del taller independiente operaciones de mantenimiento y reparación durante el período de garantía del vehículo y sin perder ese derecho, cuando el propietario del coche es quien abona la factura (caso de las revisiones prescritas por el constructor o en las tareas de reposición de piezas de desgaste, como, por ejemplo, unas pastillas de freno desgastadas por el uso).

 Pero mucha atención, el usuario debe comprobar que el taller dispone de la información técnica, los conocimientos, los recambios (de la marca u homologados) y las herramientas necesarias para realizar el mantenimiento o la reparación correctamente, y según las instrucciones del fabricante. De lo contrario, el fabricante podría denegar la garantía, si considera y prueba que los mantenimientos y reparaciones realizadas fuera de su red de talleres son defectuosos.

 Por último hemos de indicar que las operaciones sujetas a la garantía del constructor (por ejemplo, una caja de cambios o un embrague que da problemas) deben ser reparadas en la red comercial del fabricante de coches porque, en función de ese principio de “Quien paga manda” es la marca quien se hace cargo de los costes derivados de la intervención.

 

¿y las motos tienen que realizar la revisión en un taller oficial?

 

El Reglamento UE 461/2010, de Distribución de Vehículos y su influencia en la posventa y en la reparación, únicamente es aplicable a los vehículos de tres o más ruedas y deja, por tanto, fuera de su ámbito de aplicación a los ciclomotores y las motocicletas

No obstante en una consulta realizada por la Federación Española de empresarios profesionales de automoción (CONEPA) a la Dirección General de Competencia de la Unión Europea, el jefe de la unidad responsable del seguimiento de la norma (Paolo Cesarini), se indicó que, a pesar de que las motos no están afectadas por el Reglamento 461/2010, las disposiciones contenidas en el mismo y sus directrices reflejan principios generales y, por tanto “pueden servir de inspiración a la hora de aclarar las cuestiones planteadas en el escrito de CONEPA en el ámbito del sector de motocicletas y ciclomotores”.

 La comunicación de la Unión Europea añade que “si los talleres independientes quedasen excluidos del mercado a causa de una práctica generalizada que implique que la garantía queda supeditada al hecho de que todas las operaciones sean ejecutadas por los talleres autorizados, el acuerdo entre el fabricante y los talleres autorizados entraría dentro del ámbito de aplicación del artículo 101 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE)”, que prohíbe las relaciones bilaterales que tengan por objeto poner trabas a la libre competencia.

 Por otra parte y en relación al acceso a la información técnica, el representante de la UE señala que cabría aplicar el mismo principio si el hecho de no conceder acceso a la información técnica a los talleres independientes “afectara su capacidad de trabajo hasta tal punto que su posición en el mercado se debilitara considerablemente en detrimento de los consumidores finales”

 En definitiva la respuesta de la Dirección General de competencia de la UE, no puede ser más ambigua ya que por una parte dice que el referido Reglamento 461/2010 no es de aplicación a las motocicletas, pero por otra establece que si se excluyen puede ir contra el principio general que ha de regir en las relaciones comerciales de libre competencia.

 Consideramos que en asuntos como el acceso a la información técnica y la posibilidad de realizar operaciones durante el período de garantía los usuarios de motos estarían en desigualdad de condiciones en relación a los de otros tipos de automóviles, ya que tendrían privada su libertad de elección de taller (autorizado o multimarca), para realizar las revisiones oportunas sin perder la garantía, y que por tanto sería aconsejable la modificación del referido Reglamento con el fin de incluir expresamente a los ciclomotores y motocicletas, (y no solo a los vehículos de tres o más ruedas).